Col. Nápoles, Cd. de México
(55) 55368628 / (55) 54571843
[email protected]

Las 3 claves para vender en Internet

Las 3 claves para vender en Internet
por

En marketing digital lo bueno apenas comienza. A partir del 2014, las condiciones para hacer negocios en Internet han entrado en una etapa de madurez para hacer negocios online: incremento en la velocidad de Internet móvil, una masa crítica de gente conectada a Internet la mayor parte del tiempo, proliferacion de smartphones, sitios más seguros, múltiplicación de canales de publicación de contenidos y, como advirtió la gurú Mary Meeker en su informe Internet Trends 2016la llegada al mercado del consumo de la generación Millennial, entre otros factores. Estas condiciones han cambiado las reglas de juego. Apenas el inicio. Quien esté bien preparado ahora sabrá aprovechar las buenas olas que se vislumbran en el océano digital… el tiempo que duren.

Si quieres que tu negocio físico se transforme en un negocio digital pero desconoces las bases del e-commerce, no te preocupes: he enlistado para ti los tres puntos básicos que debes saber antes de empezar a vender en Internet.

Las 3 claves para vender online

Lo primero, ofrece productos o servicios que tengan un valor añadido. Siempre hay que dar alguna ventaja adicional que supere en algo a la transacción física, desde información útil, prontitud en la entrega, originalidad en el empaque o un precio más competitivo. Por una razón: se trata de cambiar hábitos de compra muy arraigados y ganarse la confianza de los usuarios.

Lo segundo: asegúrate que te vean, sé visible en la web. Y aquí es donde entran en juego factores externos que no podemos controlar del todo pues están condicionados por las reglas (inestables) que imponen, sobre todo, las majors tecnológicas (Google, Facebook, Microsoft, etc.).

El tema es mucho más complejo de lo que se explica en este artículo pero podemos simplificarlo en 3 acciones clave:

  1. OPTIMÍZATE: ofrece lo mejor de tu negocio en un medio digital propicio
  2. ATRAE: gana usuarios y enlaces externos gratuitos
  3. PRESIONA: invierte en campañas de publicidad online

1. Optimízate

Si tu sitio web no te da resultados es probable que esté estancado y que ya sea hora de limpiar ese pozo. Optimizarte es sinónimo de aligerar tu sitio web y conectarlo con el resto de tus activos digitales (p. ej. redes sociales), también significa estar “programado” para ser leído con claridad por tus dos principales receptores: tus clientes… y las máquinas. Si, aunque suene raro, tu primera misión en Internet será “comunicarte bien” y conocer los protocolos que agradan a los algoritmos y motores de búsqueda.

Existen un universo de opciones para vender en Internet y las iremos revisando poco a poco en este blog. Mientras tanto, te diré que hasta el día de hoy la mejor opción que tienes es invertir en un sitio web propio, bien optimizado, de alta calidad y orientado para que los usuarios compren. Esto último podría parecer una obviedad, pero no lo es. La mayoría de los sitios web de empresa son vitrinas o espacios dedicados al ego corporativo que poco ofrecen al usuario. Además, con el acelerado avance del “mundo móvil” se han vuelto obsoletos, lentos y difíciles de navegar desde un teléfono. Si quieres saber si tu web funciona, da clic aquí , contáctanos y haremos una auditoría de tu sitio web completamente gratis.

Si no tienes un sitio web optimizado y requieres comenzar a vender ya, al menos debes tener unas páginas de destino (landing page) diseñadas de manera profesional para conducir a tus clientes potenciales a tu objetivo de conversión: comprar online, pedir informes, agendar una cita, solicitar una demo, llamar por teléfono, etc.

Si tu negocio está dentro de la venta de artículos (retail) considera la opción de unirte a las múltiples plataformas de venta online o tiendas en línea gestionadas por terceros. Estos sitios están bien optimizados, son veloces pero suelen cobrar un porcentaje por cada venta (entre el 7% y el 30%), pero sobre todo ofrecen tráfico seguro y no requieren gran inversión. Incluso hay quienes realizan ventas online sin tener un sitio web propio… y sin stock, como ocurre con el llamado drop shipping.  Y no olvidemos la opción menos conocida pero muy efectiva: participar en una plataforma colaborativa bajo el modelo co-branding.

A propósito he evitado mencionar a las redes sociales como sitios propicios para venta directa debido a que las cifras de conversión aún no son satisfactorias. Esto es, la gente no entra a Facebook con la tarjeta de crédito lista ni con la intención de comprar. Esto es algo que suelo advertir con frecuencia a mis clientes: que no haya ilusos para que después no haya desilusionados.

2. Atrae

De nada sirve limpiar el pozo y rellenarlo con agua limpia si no viene nadie a beber de él, ¿cierto? Para atraer debes ofrecer algo de valor a cambio. La manera más orgánica y noble de hacerlo es publicar contenidos de calidad. Algo que los mercadólogos conocemos como crear un buen lead magnet: videos, documentos, promociones especiales. Los contenidos han resultado buenos imanes pero no sólo deben estar bien cuidados en redacción o producción audiovisual, sino que deben ser útiles y/o emotivos. Además, deben ser difundido por los canales adecuados y con instinto de oportunidad. Si lo que ofreces es atractivo, tus usuarios serán los mejores abogados de marca y compartirán lo que les has dado mediante enlaces, provocando una ola de visitas a tu sitio de venta. ¿Así o mejor?

No compartas todo ni cualquier cosa. Los estudios de prospectiva de consumo de contenidos señalan un incremento exponencial en la producción y consumo de videos cuyo efecto correlacionado será el decrecimiento de textos y gráficos estáticos, pero esto seguramente será más complejo de lo que ahora imaginamos. En resumen: el marketing de atracción es un arte que no tiene límites, fórmulas ni formatos pero tampoco debe dejarse en manos de la intuición. Se requieren ciencia y método para “saber escuchar” lo que quiere la gente, cómo, cuándo y en dónde.

3. Presiona

Estoy convencida de que atraer no es suficiente, también hay que saber conducir al target hacia nuestros objetivos y esto requiere cierta presión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *